Portada ›› Náutica ›› Barcos a Vela ›› Marin LuxurYachts recupera la leyenda de la goleta Elena, uno de los grandes veleros de principios del siglo XX

Marin LuxurYachts recupera la leyenda de la goleta Elena, uno de los grandes veleros de principios del siglo XX

Marin LuxurYachts recupera la leyenda de la goleta Elena, uno de los grandes veleros de principios del siglo XX

Los investigadores han tenido que estudiar más de 300 dibujos y planos del mítico Herreshoff, que construyó la original en 1911
El astillero español presenta la nueva obra maestra, de 42 metros de eslora, que será destinada a charter y a regatas clásicas

El astillero Factoría Naval Marín, propietario de la marca náutica Marin LuxurYachts, presenta la goleta Elena, el primer gran velero del fabricante español y que ha despertado un sorprendente interés en todo el mundo, pues se trata de la réplica de uno de los veleros de regatas más importantes de todos los tiempos, que tuvo su época de esplendor a principios del siglo XX, en las trepidantes competiciones marinas que cruzaban el Atlántico uniendo América y Europa.

La nueva Elena, de 42 metros de eslora, es presentada en España justo cuando se cumplen 80 años de la mayor proeza náutica del velero original, que en 1928 acabó con la hegemonía de la legendaria Atlantic de tres mástiles durante la regata trasatlántica Nueva York-Santander. La Elena rompió con los 23 años de récords de su contrincante y se hizo famosa más allá del mundo náutico. La nave original, que fue encargada en 1910 por el comodoro Morton Plant y construida al año siguiente, fue diseñada por el llamado ‘brujo de Bristol’, el mítico Nathanael Herreshoff, famoso por haber diseñado varios barcos campeones de la America’s Cup a lo largo del pasado siglo. El prestigio de este velero le llevó a tener propietarios como Cornelius Vanderbilt o William Bell.

El proceso de construcción ha sido muy complejo desde el primer momento porque había una exigencia de exactitud que obligó a investigar numerosos documentos, principalmente más de 300 dibujos y planos hechos a mano que fueron suministrados por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). También se emplearon los diseños obtenidos en el propio estudio de Herreshoff, hoy dirigido por su nieto. Toda esta documentación minuciosa incluye las dimensiones y características de los mástiles, las velas y los interiores. El material recuperado fue tratado por la empresa holandesa Mastership, lo que permitió crear un primer modelo virtual por ordenador. El destino de este material digital fue el estudio de diseño español Acubens, dirigido por el prestigioso ingeniero naval Íñigo Echenique, que desarrolló los planos finales para su construcción en Factoría Naval Marín y bajo la marca Marin LuxurYachts.

El barco se destinará a charter y a competir en regatas clásicas

Los propietarios de la Elena, de nacionalidad británica, mantendrán el espíritu deportivo de la nave original y durante varios meses al año la destinarán a competir en las durísimas regatas clásicas como la Antigua Classics o Les Voiles. El resto del año se ofrecerá a particulares como charter de lujo.

En este proyecto han trabajado de modo indirecto empresas de más de diez países. Las velas son del fabricante estadounidense North Sails, y para su armado se ha contado con la participación de la compañía holandesa Brasker Masten, especializada en mástiles a la medida. Conviene recordar que, cien años después, la tecnología actual sólo ha logrado igualar la fuerza y ligereza de los palos diseñados por Herreshoff. Los mástiles de menor talla han sido fabricados con pino de Oregón, mientras que los grandes palos y la botavara del spinnaker se construyeron con madera de abeto de Sitka (Alaska). El mástil principal mide 42 metros desde el agua y 47 con la vela escandalosa desplegada.

La goleta Elena, en números

En una eslora de cubierta de 42 metros (55 metros es la eslora total con el bauprés), la goleta Elena, que ha costado 10 millones de euros, es capaz de desplegar 1.200 metros de superficie vélica. Su desplazamiento es de 215 toneladas y lleva propulsión accesoria a motor de la marca MAN, que le concede una autonomía de 3.000 millas náuticas a una velocidad de 10 nudos. El casco ha sido construido en acero de alta tensión y la cubierta en acero inoxidable. Para el manejo del buque se ofrece la opción de timón manual e hidráulico. Para hacer la vida a bordo más cómoda, el velero lleva potabilizadoras y sistemas de depuración de aguas con capacidad para generar 4.800 litros al día, además de depósitos para 10.000 litros de agua y 15.000 de combustible. Otro de los aspectos destacables de este velero de belleza única es el complejo proceso de pintura, que se realiza con un empaste especial Awlgrip y que ofrece un tacto sedoso del casco. El calado del buque es de 5,25 metros y la manga de 8,14 metros.